Podemos ganar una pequeña comisión cuando compras algo a través de los enlaces en esta publicación.
Consulta nuestra declaración de divulgación.

¿Por qué es importante la seguridad en Internet?

ÍNDICE DE CONTENIDOS

¡Internet tal como lo conocemos tiene casi treinta años! ¡Treinta años! Tal vez eso sea una pequeña parte de tu vida, tal vez nunca hayas conocido la vida sin la web. Sea cual sea el caso, todos todavía necesitamos tomar precauciones de seguridad cuando estamos en Internet.

El hecho de que te sientas cómodo con tus conocimientos de redes sociales, compras en línea y banca en línea no te hace inmune a los peligros que acechan ahí afuera.

Aunque la web es un maravilloso lujo moderno, también es una oportunidad para que aquellos de todo el mundo se aprovechen de su anonimato y acceso.

La seguridad en Internet no es una broma. Veamos más de cerca por qué es importante y luego discutamos cómo mantenernos seguros mientras navegamos por esas gigantes olas de la web.

¿Qué podría salir mal con Internet?

No todos están en contra de nosotros. La mayoría de las personas tienen buenas intenciones, son amables y bastante honestas. El problema es que solo se necesita una persona malvada para causar dolor, inconvenientes e incluso daños permanentes en nuestras vidas. Esto es especialmente fácil cuando se trata de Internet. ¿Pero cómo?

1. Robo de identidad

Este es uno de los ciberdelitos más populares y está en aumento. Al obtener suficiente información personal identificable (PII, por sus siglas en inglés), un ladrón puede hacerse pasar por ti. Su siguiente paso: obtener tarjetas de crédito o solicitar préstamos a tu nombre. Los ladrones de identidad también pueden crear identificaciones oficiales del gobierno a tu nombre y robar tus beneficios.

Si te roban la identidad, de repente podrías encontrarte con una cantidad inesperadamente grande de deudas, mal crédito y otros problemas que podrían ser extremadamente difíciles de recuperar.

2. Robo financiero

Los estafadores en línea pueden ser muy engañosos y buenos en lo que hacen. Por lo general, su estrategia es hacerte pagar por algo que no es real. Pueden pedirte que les transfieras dinero, prometiendo una gran recompensa. También pueden chantajearte, diciendo que tienen fotos tuyas que no querrías que se publiquen. Por último, podrías recibir un mensaje de que alguien tiene el control de tu computadora y borrará sus datos si no les pagas.

Hay tantas posibilidades que no hay forma de discutirlas todas aquí. Aparecen nuevos ejemplos de robo financiero en la web todos los días.
¿Cómo identificas a los ladrones de Internet? Cada vez que alguien que no conoces o apenas conoces te pide o exige dinero, es muy probable que estén tratando de quitártelo.

3. Seguridad personal

La seguridad física es una preocupación a la que muchos, especialmente los jóvenes, no le prestan suficiente atención. Muchos de nosotros crecimos con las redes sociales y estamos acostumbrados a compartir toda nuestra vida con todos. Si bien es divertido y nos da una sensación de autoestima, pueden surgir muchos peligros al proporcionar demasiada información a personas desconocidas.

Permitir que los desconocidos sepan a dónde vas y cuándo es un desastre esperando a suceder. Mostrar direcciones, números de matrícula y otra información importante les da a los posibles acosadores la oportunidad de descubrir dónde estás. Claro, la mayoría de las personas tienen buenas intenciones. Sin embargo, cada desconocido es un posible acosador o invasor de hogares. ¡No permitas que los desconocidos sepan dónde estás!

4. Seguridad de la familia y amigos

Si no te preocupa tu propia seguridad personal, al menos debes considerar la seguridad de tus amigos y familiares. Lo mismo que mencionamos anteriormente también se aplica a ellos. Si divulgas la información y ubicación de tus amigos y familiares, también podrías ponerlos en peligro.

5. Propiedad personal

No puedo decir esto lo suficiente: proporcionar demasiada información en Internet es algo malo. Los mismos datos que te ponen a ti y a otros en peligro podrían ayudar a los ladrones a robar tu propiedad personal. Si saben cuándo no estás en casa, verán una oportunidad para entrar y robar tus cosas.

6. Suplantación de identidad y abuso psicológico

He presenciado que esto sucede. Cuando alguien se acerca a un «catfisher» y confía en ellos, solo para descubrir que les estaban mintiendo, el resultado puede ser un daño psicológico significativo.

La suplantación de identidad, o alguien que finge ser quien no es, puede ser devastadora. Puede causar desesperación y angustia mental. Podría influir en las víctimas para que envíen dinero o proporcionen información personal que se puede utilizar para dañar a otros.

7. Exposición de menores a materiales para adultos

Si tienes hijos pequeños, es muy probable que ya estén usando Internet y, desafortunadamente, probablemente sepan más de lo que crees. Con los motores de búsqueda y los anuncios atractivos, es fácil que un niño se encuentre con un sitio que contenga materiales que nunca deberían ver. Esto puede resultar en problemas que tienen efectos terribles y duraderos.

Consejos para estar seguro en Internet

Hemos visto algunas de las principales preocupaciones sobre el uso de Internet. Ahora, veamos cómo estar seguros mientras lo exploramos.

1. Siempre sabe dónde estás

Ten cuidado con las URL extrañas. Asegúrate de que la URL o dirección web en el campo de la URL sea la dirección que esperas. Muchos enlaces, especialmente los que se encuentran en correos electrónicos de phishing, pueden estar diseñados para engañarte. Parecen enlazar a un sitio con el que estás familiarizado. Sin embargo, cuando haces clic en él, te lleva a un sitio falso. A partir de ahí, los ladrones pueden obtener información personal o inyectar un virus o software de seguimiento en tu computadora.

Cuando veas un enlace, simplemente coloca el puntero del mouse sobre la parte superior de él. Deberías ver la verdadera dirección a la que apunta el enlace en la esquina inferior derecha de tu navegador web. Si es muy diferente a la descripción del enlace, tienes buenas razones para sospechar. ¡No hagas clic en él!

2. No te apresures

Tómate tu tiempo y asegúrate de saber lo que estás haciendo cuando estás en la web. Si te estás registrando en algo o comprando en un sitio nuevo, investiga primero para asegurarte de que sea legítimo.

3. Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea

Ese es un viejo dicho que aprendí de mi padre y que él aprendió de mi abuelo. Estaban hablando de acuerdos financieros en general, pero esto también se puede aplicar a Internet. Las ofertas en línea que parecen imposibles suelen ser estafas. Su propósito es que ingreses información. Sé sospechoso y haz tu investigación antes de proporcionar cualquier dato personal.

4. Almacenar información de tarjetas de crédito con minoristas y otros

Ten cuidado al almacenar información de tarjetas de crédito en sitios web o aplicaciones de minoristas. Si realizas compras frecuentes, hacerlo es tentador, ¡hace que comprar cosas sea muy fácil! Pero si alguien puede iniciar sesión en tu cuenta, también puede comprar lo que quiera.

5. PII – Información de identificación personal

Ten mucho cuidado al proporcionar tu PII. Trata de hacerlo solo cuando sea absolutamente necesario. Los números de seguro social, los números de licencia de conducir, las fechas de nacimiento y las direcciones a menudo no son necesarios para la mayoría de las cuentas de redes sociales o minoristas. Y esa información es la que los ladrones utilizarán para robar tu identidad. ¡Manténla segura!

Si un sitio web te obliga a proporcionar una fecha de nacimiento o dirección, cambia ligeramente los números para que los ladrones no puedan obtener los reales. Si no es una cuenta bancaria oficial o una cuenta gubernamental, nunca proporciones números de seguro social u otros datos invaluables.

6. Seguidores desconocidos

Esto es tentador para los usuarios de redes sociales que quieren tener el mayor número posible de seguidores. El peligro es que si tienes seguidores que no conoces, podrían ser personas que te pueden hacer daño. Es mejor asegurarse de conocer a tus seguidores, amigos y contactos en tus círculos de redes sociales.

7. Demasiada información – Redes sociales

No proporciones demasiada información sobre tu vida diaria en las redes sociales. Dejar que todos sepan dónde estás, a dónde vas y qué estás haciendo puede ser divertido. Sin embargo, también puede proporcionar suficiente información a un delincuente para hacerte daño a ti, a tu familia y amigos.

También ten cuidado de que las fotos no proporcionen información no deseada, como direcciones o números de matrícula.

8. Evita los sitios web poco éticos

Los sitios que contienen materiales pornográficos, juegos de azar no regulados o materiales ilegales son los lugares principales para meterse en problemas en la web. Debido a que son tentadores, hacen que las personas proporcionen información y coloquen virus o software de seguimiento en tu computadora. Evitar este tipo de sitios puede ahorrarte muchos dolores de cabeza.

9. Usa una VPN

Una VPN o red privada virtual puede proporcionar protección adicional a tu red doméstica y a tus computadoras en general. Las VPN dificultan que los hackers ingresen a tus sistemas y obtengan información como direcciones IP. SoftwareHow tiene recursos completos sobre privacidad en la web aquí.

10. Controles parentales

Si tienes niños pequeños que usan Internet, siempre es bueno tener controles parentales. Algunos se pueden configurar en tu enrutador de red o VPN. Incluso hay aplicaciones que pueden hacer esto. Ayudan a evitar que tus hijos se encuentren con sitios que no quieres que vean o experimenten. Encuentra algunos excelentes recursos de control parental aquí.

11. Sigue tu intuición

Si algo no parece correcto o tienes sospechas, hay una buena probabilidad de que algo esté mal. Sigue tu instinto.

Sé cauteloso y asegúrate de investigar lo que estás haciendo. No te dejes llevar por una oleada de dopamina y no hagas algo de lo que te arrepientas más tarde o dejes que un sitio de «phishing» te lleve por un camino que terminará mal.

12. Contraseñas

Como siempre, usa contraseñas seguras. Nunca las compartas con nadie y cámbialas con frecuencia. Las contraseñas son la primera línea de protección para tus cuentas, redes y dispositivos. ¿Quieres aprender más o estás buscando un recurso para almacenar tus contraseñas de forma segura? Lee más aquí.

Palabras Finales

La seguridad y protección en Internet es, y siempre será, primordial. Internet es una herramienta poderosa y emocionante que todos continuaremos utilizando, pero también es igual de poderosa para aquellos que desean hacernos daño. Mantén la seguridad en mente mientras te adentras en la autopista de la información.

Háganos saber qué preocupaciones de seguridad en Internet tienes. Nos encantaría saber de ti.