Podemos ganar una pequeña comisión cuando compras algo a través de los enlaces en esta publicación.
Consulta nuestra declaración de divulgación.

Reseña de MediaMonkey

ÍNDICE DE CONTENIDOS

¿Por qué confiar en mí para esta reseña?

Mi nombre es Thomas Boldt y he estado trabajando con medios digitales en mis computadoras domésticas casi desde que se inventó el concepto. Descargar archivos multimedia a través de una conexión a Internet de acceso telefónico era un proceso dolorosamente lento, pero también fue lo que inició mi colección de medios.

A lo largo de los años desde entonces, solo he aumentado mi colección, lo que me ha dado una comprensión clara de cómo ha evolucionado el mundo de los medios digitales. Como parte de mi formación posterior como diseñador gráfico, pasé mucho tiempo aprendiendo los entresijos del diseño de interfaz de usuario y experiencia, lo que me facilita detectar las diferencias entre un programa bien diseñado y uno que necesita trabajo.

MediaMonkey no me proporcionó una copia gratuita de su software a cambio de esta reseña, y no tuvieron ninguna participación editorial o control sobre el contenido. Todas las opiniones expresadas en esta reseña son mías.

También puede ser útil tener en cuenta que en realidad compramos el programa con nuestro propio presupuesto (recibo a continuación) para llevar a cabo esta reseña. Eso me permitió acceder y probar todas las funciones premium.

Revisión detallada de MediaMonkey Gold

Nota: En primer lugar, tengo que decir que este programa tiene más funciones de las que puedo incluir en la reseña. He dividido las funciones principales del software en algunas secciones principales, pero aún hay más que este software puede hacer.

Gestión de biblioteca

Inicialmente, la interfaz parece un poco vacía. Hay muy pocas instrucciones útiles en este software, que es una de las pocas cosas que necesita mejorar. Sin embargo, al presionar el botón ‘Insertar’ o visitar el menú Archivo, puedes comenzar a importar medios a tu biblioteca.

Para esta reseña, he separado un segmento de mi biblioteca personal de medios para probar. He estado pensando en limpiarlo durante bastante tiempo, casi 20 años en el caso de algunos archivos, y simplemente nunca he tenido tiempo para hacerlo.

El programa admite una amplia gama de archivos, desde el estándar MP3 extremadamente común pero envejecido que inició la revolución de la música digital hasta el formato sin pérdida favorito de los audiófilos, FLAC. Todos mis archivos son MP3, pero la mayoría son archivos que ripeé yo mismo durante los primeros años 2000, mucho antes de los días de las bases de datos en línea integradas en cada programa, por lo que hay grandes lagunas en los datos de etiquetas.

El proceso de importación fue lo suficientemente fluido y pude configurar MediaMonkey para monitorear constantemente mi carpeta de medios en busca de cambios, pero ya puedes ver que el pobre y solitario MP3 de Rage Against the Machine ha perdido el resto de su álbum en la primera captura de pantalla de la biblioteca. Hay algunos otros problemas que me gustaría solucionar, incluyendo números de pista faltantes y otros inconvenientes que son molestos de arreglar manualmente.

También agregué algunos audiolibros para probar qué tan bien maneja el programa diferentes tipos de audio; no querrías estar reproduciendo tu colección en modo aleatorio y de repente encontrarte en medio de un libro. Si bien MediaMonkey admite audiolibros, la colección no está habilitada de forma predeterminada.

Después de buscar un poco, descubrí que es posible habilitar la colección por separado, pero no todos mis audiolibros estaban etiquetados correctamente.

Curiosamente, esta sección también te permite tener un control completo sobre la forma en que segmentas tus colecciones. Por ejemplo, sería posible crear una colección de música Chillout que reproduzca solo archivos de música etiquetados con el género Downtempo o Trip-hop, con un BPM inferior a 60 y reproducirlos todos con fundidos cruzados.

Cada vez que agregaba nuevos medios a mi biblioteca general, la colección personalizada se actualizaba automáticamente. Las posibilidades solo están limitadas por la cantidad de configuración que estés dispuesto a hacer, pero solo está disponible en la versión Gold del software. Este mismo grado de control se puede utilizar para generar listas de reproducción basadas en cualquier criterio, pero nuevamente solo en la versión Gold.

Una de las herramientas más poderosas en MediaMonkey Gold es el organizador automático. Permite reestructurar completamente tu sistema de carpetas en función de la información de etiquetas asociada con cada archivo. Por lo general, se organizan en torno al nombre del artista y luego al nombre del álbum, pero puedes separarlos en nuevas carpetas según casi cualquier criterio que desees.

En este ejemplo, lo he configurado para reestructurar la biblioteca en función del año en que se lanzó la música, pero podría comenzar con el género, la velocidad o cualquier otro aspecto etiquetable de mis archivos multimedia.

Esto es algo con lo que debes tener mucho cuidado, en caso de que termines haciendo un gran desorden en tus carpetas por accidente. Siempre puedes corregirlo nuevamente con la misma herramienta, pero llevará un poco de tiempo procesar una gran biblioteca con decenas de miles de archivos. Por lo tanto, es extremadamente importante tener todos tus archivos multimedia etiquetados correctamente, así que es hora de pasar a mi función favorita del programa.

Etiquetado automático

Etiquetado automático

Esta es realmente la mejor herramienta de ahorro de tiempo de MediaMonkey: un control automático e inteligente sobre el etiquetado de tus archivos multimedia, al menos, siempre y cuando funcione correctamente. Debido a que la mayoría de las funciones de navegación de la biblioteca asumen que tu biblioteca ya está etiquetada correctamente, no puede ordenar adecuadamente qué archivos necesitan etiquetado.

Podría intentar actualizarlos todos a la vez, pero eso podría ser un poco ambicioso y ralentizar mi proceso de revisión.

Sin embargo, dado que todo está correctamente organizado en mi sistema de archivos, puedo buscarlos de esa manera y ver qué tan bien identifica el programa los archivos. Aquí hay una versión del álbum debut homónimo de Rage Against the Machine al que nunca me tomé el tiempo de etiquetar con el nombre del álbum o los números de pista adecuados, lo que lo hace frustrante de escuchar ya que la mayoría de los reproductores simplemente se ordenan alfabéticamente cuando no tienen otra información para trabajar.

Aunque esto es un poco confuso al principio, eventualmente queda claro que los aspectos destacados en amarillo muestran los cambios que se realizarán en mis archivos, e incluso el programa se tomó la molestia de encontrarme una copia de la portada del álbum y descargar las letras (con la excepción de la pista n.º 5, aparentemente debido a algún problema de licencia).

Un solo clic en ‘Auto-Tag’ para confirmar los cambios, y al instante todo se ha actualizado con el nombre adecuado del álbum y los números de pista.

Estoy muy satisfecho con este resultado, especialmente si se considera cuánto tiempo me llevaría hacerlo manualmente: encontrar la lista de canciones correcta, seleccionar cada archivo, abrir las propiedades de etiqueta, agregar el número, guardar, repetir 8 veces, todo por un solo álbum.

Todos los demás álbumes que necesitaba corregir funcionaron igual de bien, lo que me ahorrará una cantidad incalculable de tiempo al procesar mi biblioteca multimedia completa.

Gestión de dispositivos

Ningún administrador de medios moderno estaría completo sin la capacidad de trabajar con tus dispositivos móviles, y MediaMonkey reconoció e interactuó de inmediato tanto con mi Samsung Galaxy S7 (y su tarjeta SD) como con mi antiguo iPhone 4 de Apple. Transferir archivos a mi iPhone fue tan rápido y fácil como usar iTunes, y fue una forma sorprendentemente sencilla de copiar archivos a mi S7.

Nunca uso las funciones de sincronización automática porque mi biblioteca siempre ha sido más grande que el espacio disponible en mis dispositivos móviles, pero la opción está ahí para aquellos que prefieren trabajar con bibliotecas más pequeñas.

De todos modos, una de las características Gold más interesantes se encuentra en la sección de gestión de dispositivos móviles. Cuando trabajas con una biblioteca de medios en una computadora, es relativamente fácil descargar códecs adicionales que amplían la capacidad de tu computadora para reproducir diferentes tipos de archivos, pero no es tan fácil en un dispositivo móvil.

En cambio, MediaMonkey te ofrece la capacidad de convertir automáticamente archivos a un formato compatible mientras los transfieres a tu dispositivo. Incluso puedes cambiar la frecuencia de muestreo para reducir el tamaño de los archivos multimedia como podcasts o audiolibros, ya que realmente no necesitas audio de calidad de CD para contenido de voz.

Esto te permite aumentar drásticamente la cantidad de esos archivos que puedes almacenar en el espacio limitado disponible en tus dispositivos móviles, y es otra característica que solo está disponible en la edición Gold.

Desafortunadamente, trabajar con mi Galaxy S7 fue la única vez que me encontré con un error en MediaMonkey. Me preocupaba haber activado accidentalmente una sincronización de mis bibliotecas de medios, así que lo desconecté rápidamente, pero cuando lo volví a conectar, el programa se negó a reconocerlo aunque Windows lo hizo sin problemas.

Afortunadamente, todo lo que tuve que hacer fue cerrar el programa y reiniciarlo, y todo volvió a funcionar correctamente.

Reproductor multimedia

Toda esta gestión de medios es extremadamente útil, pero solo una vez que se combina con un sólido reproductor multimedia. MediaMonkey tiene un sistema de reproductor bien diseñado que se integra con el resto de las herramientas de gestión de la biblioteca, y puede reproducir cualquier archivo que el resto del software sea capaz de leer. Tiene todos los ecualizadores, herramientas de cola y otros controles de lista de reproducción que esperarías de un gran reproductor multimedia, y también tiene algunos extras como nivelación de volumen, visualización de ritmo y modo de fiesta.

Si eres muy territorial en cuanto a mantener el control de tu música durante las fiestas, incluso puedes proteger con contraseña el modo de fiesta en las opciones para evitar que alguien más juegue con tu configuración o incluso ponerlo en modo de bloqueo total, aunque no recomiendo eso, ¡las mejores fiestas suelen cambiar y evolucionar orgánicamente a medida que avanzan!

Si usas tu computadora para escuchar música antes de dormir por la noche, incluso puedes habilitar un temporizador de apagado altamente configurable que solo está disponible en la edición Gold. ¡Incluso puede apagar la computadora o ponerla en modo de suspensión una vez que haya transcurrido el tiempo preestablecido!

Las Razones Detrás de Mis Calificaciones

Efectividad: 5/5

El programa realmente lo hace todo cuando se trata de medios, y lo hace todo muy bien. Como administrador y reproductor de medios, nunca tuvo problemas con ninguno de mis archivos. He estado buscando un reemplazo sólido para iTunes que ofrezca el tipo de opciones para usuarios avanzados que requiero, y MediaMonkey es la solución perfecta para ese problema.

Si necesitas una función que este software no proporciona de forma integrada, es muy posible que alguien de la comunidad ya haya escrito una extensión o script gratuita para expandir sus capacidades.

Precio: 4.5/5

Dado que la versión 4 ya hace todo lo que quiero, no es necesario optar por la licencia más cara, y $25 por una herramienta tan poderosa es un precio pequeño a pagar. Si no necesitas ninguna de las características más avanzadas que se encuentran en Gold, entonces la versión gratuita debería ser más que adecuada y realmente merece un 5/5 en cuanto al precio.

Fácil de usar: 3.5/5

Esto es algo en lo que MediaMonkey realmente podría mejorar. Dado que está diseñado para usuarios avanzados dispuestos a aprender herramientas complejas, realmente no necesita estar lleno de tutoriales, pero incluso los usuarios avanzados pueden apreciar una interfaz de usuario bien diseñada. Toda la interfaz se puede personalizar y cambiar de apariencia, pero eso no necesariamente hace que el programa sea más fácil de usar, a veces ocurre lo contrario.

Soporte: 4.5/5

El sitio web oficial es una mina de información de soporte útil, desde una base de conocimientos con muchos artículos hasta un foro de comunidad activo de otros usuarios. También puedes enviar fácilmente un ticket de soporte a los desarrolladores del software, y es bastante fácil de hacer, aunque el programa está tan bien codificado que nunca encontré un solo error.

Alternativas a MediaMonkey Gold

Foobar2000 (Windows / iOS / Android, Gratis)

Realmente nunca me gustó Foobar, pero tengo amigos que lo han estado usando durante años y lo elogian. En realidad, hace que MediaMonkey parezca un programa bien diseñado y fácil de usar, pero eso puede ser porque cada vez que lo vi, la interfaz de usuario había sido completamente personalizada. Ofrece una gestión decente de la biblioteca de medios, pero no tiene las funciones avanzadas de etiquetado y organización que hacen que MediaMonkey sea tan útil.

MusicBee (Windows, Gratis)

MusicBee es probablemente el mejor competidor de MediaMonkey, pero también resulta ser el que probé primero y finalmente dejé de usar. Tiene una interfaz de usuario altamente personalizable y un diseño más atractivo que MediaMonkey, pero sus funciones de etiquetado y organización no son tan potentes. También presenta algunas opciones de interfaz de usuario extrañas que se hacen para priorizar el estilo sobre la usabilidad, lo cual casi nunca es la decisión de diseño correcta.

También puedes leer nuestra guía sobre el mejor software de gestión de iPhone para obtener más opciones.

Conclusión

Si eres un usuario avanzado que sabe exactamente lo que quiere y está dispuesto a dedicar tiempo a aprender cómo lograrlo, MediaMonkey es la solución perfecta que cumple con todos los requisitos correctos. Definitivamente no está dirigido al usuario general o casual, aunque también proporciona muchas de las funcionalidades que se encuentran en programas más simples.

Solo la función de etiquetado automático me va a ahorrar innumerables horas limpiando las brechas de mi propia biblioteca de medios, y estoy deseando tener una colección correctamente organizada por primera vez en… bueno, ¡desde que comenzó!

Entonces, ¿encuentras útil esta reseña de MediaMonkey? Deja un comentario abajo.